9 maneras de desarrollar tu marca personal como experto El tiempo pone a cada uno en su sitio. Es la comunidad la que decide qué eres8 minutos de lectura

The following two tabs change content below.
Consultor y Estratega en Social Media y Marketing Digital. Mentor en redes sociales y marca personal. Escritor. Conferenciante. Formador. HootSuite Ambassador Lat-Am y España. Profesor de comunicación digital y marketing digital. Director de formación y profesor en Escuelas de Negocio y centros de estudios. Asesor de empresas en las Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana.

Posicionar una marca personal para ser valorada como experta requiere trabajo, tesón, reconocimiento y mucha humildad.


Cuando empezaba en el mundo de las redes sociales, recuerdo que me fijaba mucho en lo que hacían mis referentes. Sus contenidos. Con quien se relacionaban en las redes sociales. Cada cuánto tiempo. En qué forma y modo… Cuando empezaba en el mundo de las redes sociales, no esperaba convertirme en nada, ni en ser algo especial para nadie. Simplemente trataba de usar un canal de comunicación como medio para poder hacer llegar contenidos a otras personas que creía que no los encontraría de otra manera.

Las redes sociales se me quedaban pequeñas. Pequeñas porque no era capaz de llegar a quien quería en la forma que esperaba. Los contenidos que quería escribir necesitaban de un mayor altavoz, y de un lugar en el que reposar para ser digeridos en cualquier momento por quienes necesitaran de mi ayuda. Ese fue el motivo por el que decidí escribir un blog (empecé en Blogger en 2006 o así, sin mucha convicción). Porque quería disponer de más espacio para poder dar rienda suelta a mis pensamientos. Compartirlos. Y hacerlos de muchos otros que igualmente podrían verse reflejados o sentirse identificados con lo que yo escribía.

Recuerdo una llamada a inicios de enero de 2011. Era el entonces director de Infoempleo. No pretendía nada más que ofrecerme un mayor altavoz en el que publicar semanalmente esos pensamientos, y hacerlo con más mimo, si cabía, y publicarlos en el blog de empleo de Infoempleo. Y cobrando… Por hacer algo que me gustaba. Mi ocupación ideal.

Recuerdo que me invadió un sentimiento de responsabilidad enorme. Pensé que ahora iba a tener una proyección mayor, una mayor visibilidad, y por ende una mayor responsabilidad para con los contenidos que escribiría. Y recuerdo las felicitaciones de mis escasos contactos en Linkedin, que por entonces -al ser tan pocos- estábamos mucho más conectados que ahora con tanta globalidad.

Recuerdo que al mes siguiente, a mediados de febrero, me llama el director general del CEF y de la UDIMA: Arturo de las Heras, desde Madrid. Su sede de Valencia necesitaba implementar y poner en marcha cursos cualificados de gestión de redes sociales y quería que yo los dirigiera y los impartiera. Así empezó una relación de 4 años vinculado a uno de los centro de formación más importantes de España.

Tu marca la crea la comunidad con la que te relacionas

Recuerdo que mi actividad en Twitter era frenética por entonces. Las noches eran suyas. Marketeros Nocturnos. De lunes a jueves conectados con el mundo. Octavio Regalado. Alfonso de Alba. Martha Molina. Daniel Robles. Fue la primera comunidad que empezó a reconocerme como especialista en un campo que carecía de regulación, y que fundamentalmente se basaba en el criterio de quienes nunca sentaban cátedra, pero siempre ofrecían respuestas.

Recuerdo que entonces Linkedin empezó a tener mucho más peso específico. Que no encontraba las palabras para describir lo que profesionalmente hacía, porque mis conocimientos crecían a la par de lo que se desarrollaba en Estados Unidos, mientras me empapaba de los blogs de los desarrolladores de quienes creaban las redes sociales de ese momento. Leía. Analizaba. Discurría. E implementaba soluciones que luego departía en mis cursos y talleres allí donde me llamaban para impartirlos: centros educativos, universidades, empresas… Cuanto más tiempo pasaba en el mundo profesional, más me daba cuenta de cuánta gente necesitaba escuchar mis consejos. Y hacía lo imposible por tratar de llegar más lejos. A más gente.

No soy un guru. Estoy demasiado ocupado pensando en mi propia vida desordenada para decirles a los demás cómo vivir la suya. Sin embargo, cuento con un par de marcas personales que he estado desarrollando durante los últimos cinco años, y que puedes encontrar en redes sociales: AntonioVChanal y The Social Media Lab. Puedo deciros que la mejor manera de venderse y ganar seguidores en Internet es tener una buena historia que contar y con las que me pueda relacionar con la gente. Si quieres ser tenido en cuenta en Internet, necesitas tener buenas habilidades para contar historias. Si no tienes una historia interesante con la que respaldar tu marca, no tienes sustancia.

Puedes decirle a la gente todo el día que perseguir sus sueños y seguir sus corazones los hará ricos y gente de éxito, pero si no tienen ejemplos concretos a seguir – como hice yo- en los que mirarse y a quien tratar de superar. Personas de las que saber cómo tuvieron éxito y qué estrategias utilizaron para llegar donde están. Si quieres enseñar a las personas a ser más conscientes de sí mismas, a ganar más dinero o a tener mejores relaciones, cuéntales tu historia. Esa es tu marca. Si no tienes tu propia historia sobre el tema sobre el que asesoras a las personas, no tienes autoridad para ser un referente. A nadie le importará lo que tengas que decir.

 

La lista de cosas que deberías hacer

La de abajo es una pequeña lista de verificación para que debería ayudarte a fortalecer la historia de tu marca:

  1. Conoce lo que estás vendiendo. ¿De qué trata exactamente tu marca? ¿Riqueza, familia, estilo de vida, espiritualidad? Posiblemente no puedes ser un experto en todos esos temas, así que elige uno.
  2. Comience tu historia dando a tu audiencia ejemplos específicos de tu vida. Cuenta cómo pudiste superar tus mayores retos con el trabajo, las relaciones, la espiritualidad, etc. Y luego muéstrales cómo aprendiste a hacerlo. No hay mejor forma de ayudar que enseñando a hacer las cosas, y dejando que cada cual improvise su propio método y libre albedrío.
  3. No seas falso. Vive la vida que predicas. Si estás ayudando a las personas a enriquecerse, asegúrate de que tú también eres rico. Si le estás enseñando a la gente cómo tener un gran matrimonio, asegúrese de que el tuyo sea feliz y duradero. Si estás dando consejos a las personas sobre tu carrera, asegúrate de que lo que predicas lo practicas tú mismo. Que no puedan decir que todo es un cuento.
  4. Pregunta a tus amigos o familiares de confianza qué piensan sinceramente de su marca. A menudo es más fácil tener una crítica sincera de personas cercanas para que sepas cómo te ven los demás.
  5. Sé humilde. Sé humilde.
  6. No escribas sobre ti en tercera persona. Si quieres que las personas te tengan en cuenta, abre canales de comunicación con ellos y no mantengas las distancias. Sé cercano siempre. Accesible.
  7. Deja de citarte a ti mismo. Tus referentes deben ser siempre otros. Has de apoyarte siempre en personas que sepan más que tú, aprender de ellos, mejorar. Tener un espejo en el que verte y saber reconocer cómo puedes ser mejor.
  8. Ríete de ti mismo. O no lo hagas. Pero tienes que ser consciente de tus limitaciones y de que no eres perfecto. Lo que me lleva al número 9 …
  9. No te lo tomes demasiado en serio. No hay nada más divertido en este mundo que las personas que se toman demasiado en serio. Haz que tu marca sea humana. Con sentimiento.

No es fácil crear una marca sólida y auténtica, por eso hay profesionales (¡como yo!) que ayudan a las personas con la narración y el desarrollo de la marca (sí, eso es siempre un problema). Consigue ayuda. Puedes ser un referente de éxito en Internet si tienes una buena historia que contar y la compartes. Y eso puede llevarte a consolidar tu marca. No te lo tomes demasiado en serio. Y no mires solo por crear esa marca. Busca crear relaciones. Busca ampliar tu red de contactos porque realmente necesites hacerlo para alcanzar tus objetivos. Es posible que no tengas todas las habilidades para desarrollar una marca fuerte por tu cuenta, así que sé honesto contigo mismo y si lo necesitas, apóyate en personas que puedan ayudarte. Tanto profesional como personalmente.

Una vez más, no pretendo sentar cátedra, pero tengo un poco de conocimiento y experiencia con la narración de contenidos (digitales y no tanto) y estoy cansado de ver que la gente de mi red se queda corta.

Si necesitas ayuda, solo tienes que pedirlo. Pero sobre todo, que decirlo.

 

También te puede interesar leer

Claves para la gestión de crisis de reputación social.

Diseña tu estrategia de email marketing para las redes sociales.

Melón Platinum, la PYME ganadora de The Social Media Lab se viste de corto.

10 consejos 10 para las redes sociales.

Deja un comentario

2 opiniones para “9 maneras de desarrollar tu marca personal como experto El tiempo pone a cada uno en su sitio. Es la comunidad la que decide qué eres

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.