Lleva tus redes sociales a otro nivel con Antonio Vallejo Chanal. Más información.
 

Las redes sociales han transformado el mundo de la comunicación y de la información hasta el punto de que las fuentes de información deben de controlar cómo quieren que sus contenidos se muestren en ellas.

Contrata la Formación en Social Media y en Marketing Digital con Antonio Vallejo Chanal. Más información

La web tradicional ha mutado, y ha dado paso a una estructura de contenidos que permite ofrecer a los usuarios (bajo demanda) información en varias capas. No basta con ofrecer una información estática esperando que el usuario la localice en los buscadores, o acceda a ella gracias a listas de correos electrónicos en las que el índice de rebote o de correos no abiertos es muy elevado.

La verdadera viralización se produce en origen una vez el usuario visitante se convierte el proselitista de nuestros contenidos, porque nos interesan, porque queremos compartirlos con nuestra comunidad y porque encontramos en ellos una ventaja competitiva que queremos aprovechar con nuestros contactos más directos.

Y es que uno de los argumentarios de las redes sociales es que permite darnos acceso a públicos segmentados gracias a los usuarios CERO que aterrizan o llegan hasta nuestras webs, y que deciden compartir nuestros contenidos a través de sus canales de comunicación social favoritos: entendiéndose por ellos a las redes sociales Twitter, Facebook, Google+, Linkedin

Las empresas no pueden conformarse con mostrar una cara visible y amable al exterior. Ya no valen ni el maquillaje ni un buen diseño responsive únicamente. La arquitectura de Internet basada en el código Open Graph nos permite ofrecer una información de atracción, suficiente para generar un engagement en los usuarios a quienes queremos dirigirnos.

No se trata de preparar un contenido para quienes llegan a nuestra página web por otros canales, sino de aprovechar también las herramientas que nos ofrecen las plataformas de creación de contenidos para preparar la información de manera que quien localice, encuentre, se tope o dé con una descripción de nuestro sitio web, vea la suficiente información estructurada como para generar un primer lead y visite nuestra página.

Pero más allá de esto, aprovechar dicha funcionalidad para que cuando el contenido lo comparta ese mismo (u otro) usuario en sus redes sociales, la información que le mostremos, sea una inequívoca, fehaciente y optimizada para generar más atracción en la red de contactos de dicho usuario.

Los medios actuales de la mayoría de plataformas web nos permiten canalizar la información y estructurarla de forma que cuenten lo que queremos que se diga de nosotros. De nuestras empresas. No es algo baladí. No debe serlo.

Es responsabilidad de las empresas tener en cuenta que su imagen, su identidad también quedan asociadas a lo que una url transmita en su código interno. Y no puede dejarse al libre albedrío de una imagen mal elegida, o de una información incorrecta o no asociada con el contenido de la página a la que dirigimos a los usuarios.

El SEO se convierte en el gran aliado de las empresas en Internet. Pero no solamente el generado por los contenidos. También el asociado al de las imágenes y al que apenas las empresas sí prestan atención alguna.

Las web están obligadas en convertirse en sociales. Pero no solo porque integren algún elemento estático que las vincule con las redes sociales. No se trata de que haya más o menos botones sociales para compartir dicho contenido. La atención hay que prestarla en la información oculta que cada página que compone una web debe de llevar anexa. Como una firma electrónica que la asocia a la marca, que la define, que la identifica y hasta que la convierte en única.

Pero también se trata de que una web corporativa se adapte a los tiempos. Sea escalable. Pueda visualizarse en cualquiera de los dispositivos que los usuarios utilizan de manera cotidiana.

Debe de permitir la interacción con el usuario, que se convierte no en posible cliente, sino en algo mejor: en posible prescriptor de la marca.

No se trata únicamente de ofrecer una información codificada, pero sí preparada y adaptada para que el usuario pueda localizarla mediante cualquiera de los medios que utilice.

Los buscadores necesitan de una información mínima recreada y adaptada para que puedan indexar parte de la información que las webs ofrecen. Necesitan contar con una hoja de ruta que guíe a sus robots en el complejo trabajo de la selección de palabras, de forma que puedan posicionar cuanto más mejor cada uno de los contenidos que se comparten en Internet.

Pero si además esa información la preparamos para que sea adaptable a las redes sociales, de forma que en función del tipo de contenido, el usuario pueda acceder en menos clics a la página deseada, estamos reduciendo el porcentaje de rebote de nuestras visitas a la web, y seguramente aumentando el número de leads en las páginas en las que queremos ir a éxito.

Open Graph y SEO van de la mano para ofrecernos la posibilidad de personalizar el contenido social y favorecer la interacción inmediata de los usuarios. Pero sobre todo agiliza y facilita el hecho de que nuestros prescriptores sociales compartan el contenido asociado a nuestras web, en el modo y en la forma en que deseamos y queremos que nuestro público objetivo nos lea.

Teniendo las herramientas para hacerlo, es de necios no aprovechar las funcionalidades que la tecnología nos ofrece.

No hay excusa.

The following two tabs change content below.
Consultor y Estratega en Social Media y Marketing Digital. Mentor en redes sociales y marca personal. Escritor. Conferenciante. Formador. HootSuite Ambassador Lat-Am y España. Profesor de comunicación digital y marketing digital. Director de formación y profesor en Escuelas de Negocio y centros de estudios. Asesor de empresas en las Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana.
Un tour por 12 ciudades el encuentro que hará crecer tu Pyme. Más información.